Inicio
Quienes Somos
Centros
Galería
Enlaces
Cómo Colaborar

Patrocinado por:
 
 
 
       
La Enfermedad de Chagas en Venezuela

La enfermedad de Chagas en la Venezuela contemporánea

Como anteriormente señalado la primera indicación sugestiva de la existencia de la enfermedad de Chagas en la parte norte del continente suramericano en general y en Venezuela en particular, es la referencia hecha por el Padre Joseph Gumilla, quien fuera misionero en el área del Orinoco, los Llanos del Meta y Casanare y posteriormente Superior de los Jesuitas en dicha provincia, en su bien conocida obra “El Orinoco Ilustrado”, escrito en 1741.

El área o región de la posible existencia del vector es indeterminada, en tanto y cuanto no da detalles si fue en los llanos del Meta, del Casanare o la Amazonia venezolana; solo describe al comienzo del capítulo correspondiente: “Lo mifmo es dexar el golfo, y entrar por Orinoco, ò por cualquiera otro Rio de tierra caliente, que entrar en una fiera batalla de varias claffes, ò especies de mofquitos, que todos tiran à chupar la fangre, y algunos mucho mas.” y aun cuando se suele describir esta como la cuenca del Orinoco.

La primera descripción del vector de la enfermedad de Chagas en Venezuela: Charles Stål

Aparte de la observación del Padre Gumilla, se puede considerar igualmente como la primera indicación sobre la enfermedad de Chagas en Venezuela a aquella de Charles Stål, de Estocolmo, cuando en 1859 efectúa la descripción original del Rhodnius prolixus, hecha esta sobre un ejemplar hembra proveniente de La Guaira, Venezuela, (Stål C, 1859):

Rhodnius Stål.

1. R. prolixus Stål: Sordide flavo testaceus, antennis (apicem versus exceptis), vittis capitis lateralibus, una ante, duabusque pone oculos angustioribus, máculas lobi antici vittisrque sex lobi postici thoracis, lateribus scutelli, corio (venis exceptis) maculisque marginalibus abdominis dorsalibus nigro-fuscis. ♀. Long. 21, Lat. 5 Millim.

Patria: La Guayra.

figura 5

Fig 5.- Primera descripción del triatomino, 1773. DeGeer Mémoires pour servir à l`histoire des insectes. pl. 35 fig. 12, 1773

En forma similar, los triatominos habían sido definidos en 1773 por C. DeGeer quien describió el primer chinche triatomino al cual se le asigno el nombre de Cimex rubrofasciatus, (DeGeer, C. 1773), actualmente Triatoma rubrofasciatus, igualmente presente en el país.

La primera descripción del Trypanosoma spp, en Venezuela: Rafael Rangel

Es bien conocido que es en 1905 cuando se hace la primera observación y descripción de un hemoprotozoario flagelado en Venezuela y es aquella de Rafael Rangel sobre el Trypanosoma que inicialmente consideró como T. evansi y la “surra” como la enfermedad. El T. evansi fue el primer tripanosoma patógeno diagnosticado en animales domésticos -camellos y equinos del distrito del Punjab, India-, por el inglés Griffiths Evans en 1880, quien le dio su nombre y responsable por la “surra”. La infección por T. evansi en Venezuela, en particular en los Llanos, se le denominó como “derrengadera equina” o “peste boba”. Rafael Rangel en 1905 señaló la presencia de un parásito en la sangre de caballos afectados por una enfermedad conocida como “mal de caderas” o derrengadera, enfermedad esta conocida en Venezuela desde principios del siglo XIX y responsable de grandes perdidas económicas en los llanos venezolanos. Rangel observa unos hemoparásitos flagelados en la sangre de caballos enfermos, relacionándolos inicialmente con el tripanosoma de Evans, pero posteriormente en su publicación en la Gaceta Médica de Caracas “El tripanosoma de la derrengadera de los équidos en Venezuela”, 1905, los considera como T. equinum (Vogues) y responsables del “mal de caderas” (Rangel R, 1905). Posteriormente a este tripanosoma se le denomino por F. Mesnil en Francia, 1910, como Trypanosoma venezuelense, una nueva variedad del Trypanosoma evansi y en base a frotis enviados a este (Mesnil F, 1910):

IV. – Trypanosomiase du Venezuela.

Le docteur Gonzalves Rincones, à la suite de notre cours de l´hiver 1908-1909, à l´Institut Pasteur, a attiré notre attention sur une Trypanosomiase des Equidés du Venezuela, décrite en 1905 par Rafael RANGEL (1).

Au point de vue clinique, RANGEL distingue une anémie pernicieuse progressive (peste boba), avec œdèmes (hermosura) et une forme parétîque ou paraplégique (desrengadera).

Les figures de l´auteur indiquaient un centrosome très net chez le Tryp.. Tout en insistant sur cette disposition, RANGEL concluait néanmoins, provisoirement, à assimiler l´épizootie vénézuélienne au Mal de Caderas, en raison des symptômes paraplégiques.

Grâce à l´aimable intervention du docteur Rincones, quelques lames de sang parasité ont été mises à ma disposition et j´ai pu reconnaître l´exactitude de la description et des figures de l´auteur et me convaincre que le Tryp. du Venezuela est morphologiquement différent du T. equinum, agent du Cadera... Il rappelle le T. evansi; on observe une assez grande variété de formes, surtout au point de vue des dimensions (les dimensions moyennes sont 18 à 23 µ, sur l p. 7; µ y a des individus de 30 µ), mais pas plus que chez des T. evansi authentiques, comme j´ai encore pu m´en assurer ces temps derniers, en examinant le Tryp. de la rive droite du Sénégal (voir ci-dessus) et le Tryp. d´origine indienne. Je propose d´appeler venesuelense le Tryp. américain, en réservant la question de savoir si cet adjectif désignera une nou velle espèce ou une simple variété. (Mesnil, F, 1910).

figura 6

Fig 6 Bachiller Rafael Rangel (1877-1909), el primero es sugerir la presencia en Venezuela de una enfermedad producida por el trypanosoma
http://caibco.ucv.ve/caibco/vitae/VitaeVeinticuatro/MedicinaenelTiempo/ArchivosHtml/memoria.htm (ultimo acceso Agosto 8, 2009)

 

Actualmente se considera como sinónimo de T. evansi (Hoare, 1972).

Rafael Rangel, en su trabajo planteó la posibilidad de la existencia de la tripanosomiasis en la población del país, expresada en un párrafo: “¿Cuántos cuadros mórbidos en el medio rural no se deberán a parásitos de esta misma familia?” “Esta visión clara acerca de la epidemiología de las tripanosomiasis, le ameritó el apodo de “precursor” de la enfermedad de Chagas en Venezuela.” (Suárez C de, 2004).

La primera descripción del Rhodnius prolixus como vector del T. cruzi en Venezuela: Brumpt y González Lugo

La observación de Rhodnius, de Venezuela, de Charles Stål en 1859 cobra importancia en 1913, año en el cual ve la luz la segunda edición del afamado texto “Précis de Parasitologie” del parasitólogo francés Emil Brumpt. En esta edición Brumpt refirió respecto del Rhodnius prolixus: “Esta especie, común en ciertas partes de Venezuela, Colombia y Guayana, se conoce en Venezuela como ‘chipo’ o ‘chinche de monte’; el olor particular del animal adulto es poco pronunciado. El cultivo es fácil; partiendo de cuatro huevos remitidos por el Dr. González-Lugo, he podido obtener ninfas; estos animales se llenan rápidamente de sangre y succionan distintos animales así como al Hombre. Experimentalmente, este animal puede permitir el ciclo evolutivo, del Trypanosoma Cruzi, sus deyecciones son infecciosas, contienen rápidamente Trypanosomas metacíclicos (Brumpt y González-Lugo)1.”

« Celte espèce, commune on certains points du Venezuela, de la Colombie et de la Guyane, est connue au Venezuela sous le nom de Chipo et de Chinche de monte, l´odeur particulière de l´animal adulte est peu prononcée. L´élevage en est facile; en partant de quatre œufs remis par le Dr Gonzalez-Lugo, j´ai pu obtenir des nymphes; ces animaux se gorgent vite de sang et sucent divers animaux ainsi que l´Homme. Expérimentalement, cet animal peut permettre l´évolution du Trypanosoma Cruzi, ses déjections sont infectieuses elles renferment rapidement des Trypanosomes métacycliques (Brumpt et Gonzalez-Lugo)1. » (Brumpt E, 1913).

figura 7

Fig 7. Emilie Brumpt (Alexandre Joseph Emile Brumpt ) (1877-1951) parasitólogo francés, dio clases en Venezuela entre 1930-1931. Fue la persona que describió que la enfermedad de Chagas se transmitía por las heces del vector y no por la sangre. Describe el xenodiagnostico en 1914
http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0104-59702009000500003&script=sci_arttext

Lo cual constituye la primera descripción del chinche hematófago, el chipo, Rhodnius prolixus, como vector de transmisión del Trypanosoma cruzi. Posteriormente, en 1915, Brumpt y González Lugo publican un artículo titulado “Présentation d´un Réduvide du Venezuela, le Rhodnius prolixus, chez lequel évolu Trypanosoma Cruzi” (Brumpt E, González Lugo V, 1915), lo que constituye el primer artículo científico sobre la enfermedad de Chagas en Venezuela. Brumpt había recibido por correo en 1913 algunos huevos de esta especie capturados en los alrededores de Valencia y enviados por el doctor González-Guinau de Caracas, lo cual le permitió a Brumpt comenzar una colonia de este insecto en su laboratorio en Paris como bien señala: «Le Docteur González-Guinau de Caracas a bien voulu nous envoyer à deux reprises différentes des Rhodnius (i) capturés aux environs de la ville de Valence (Venezuela) dans des habitations d´agriculteurs». Dos ninfas del segundo envío presentaban en sus deyecciones tripanosomas y critidia.

De los estudios efectuados y descritos en esta publicación, Brumpt y González Lugo establecen inequívocamente y por vez primera, que: “Un hecho bien demostrado es que los Rhodnius prolixus de Venezuela son los huéspedes intermediarios que permiten fácilmente el desarrollo de Trypanosoma cruzi.” Más aún, plantean que:

Si los Rhodnius prolixus conservan su poder infeccioso indefinidamente como los Conorhinus megistus y no sólo durante algunos meses (como los Cimex lectularius y C. rotundatus), podremos afirmar que estos insectos son aún más temibles…

…; los Rhodnius en el estado de larva y ninfa defecan inmediatamente después de haber retirado su rostro, rostre, el individuo picado tendrá entonces muchas más posibilidades de ser contaminado por las deyecciones y, entonces, de contraer la enfermedad ya sea por la penetración de los tripanosomas a través de las mucosas o bien inoculándose él mismo las deyecciones patógenas al rascarse el lugar picado y manchado.

O sea, Brumpt entre 1913 y 1915, no sólo identifica el Rhodnius prolixus como vector del Trypanosoma cruzi en Venezuela, y la presencia del parásito en los chipos, sino que igualmente plantea por vez primera que la enfermedad ha de estar presente en Venezuela y cómo puede ocurrir la transmisión del parásito al hombre por el vector, en este caso del Rhodnius prolixus de Venezuela. Esto último contrario a lo pensado por Carlos Chagas “a infecção produzida pela picada do inseto”.

Indice Siguiente